lunes, 16 de junio de 2014

MUJERES Y SUS PLUMAS. ANTOLOGÍA POÉTICA INTERNACIONAL EN APOYO A LA LUCHA CONTRA EL CÁNCER DE MAMA.


Publish at Calameo or read more publications.


Hace algún tiempo, la poeta paraguaya Mabel Coronel Cuenca lanzó en Facebook el evento que llevaba por título: MUJERES Y SUS PLUMAS. A través de él convocaba a mujeres poetas que quisieran colaborar en la producción de una antología poética en apoyo a la lucha contra el cáncer de mama. El libro obtenido se deja como donación a la fundación APOSTAR POR LA VIDA; entidad dedicada al tratamiento de personas de escasos recursos, que están luchando contra el cáncer de mama. A la convocatoria han respondido veinte escritoras que representan a los siguientes países: Argentina, Chile, España, Cuba, EEUU, Guatemala, México, República Dominicana y Paraguay.
Solo puedo decir que ha sido un auténtico placer para mí formar parte de esta antología y de esta comunidad de amigas virtuales unidas en poesía y ante una causa tan tristemente extendida por todo el mundo.

MI PROPIO DESTINO.

Los recuerdos siempre buscan un origen...
quizá se trata de sorpresas que regresan desde cajas abandonadas
besos que se posan sobre las páginas de mi diario.

Ámame
Sí...
Y escribiré para ti la eternidad:
Caricias de color azul
y callejones exactos
y sombras distantes
y sonrisas desde el balcón.

Te abrazaré con mis manos infinitas...
Descubriré tus gestos adormecidos...
Bucearé bajo tu piel escondida...
Sin aceptar límites,
ni fronteras,
ni finales distintos a los que encienden tus labios.

Ante ti me siento capaz de aceptar la muerte,
de mirar al frente,
de elegir las calles que podrían marcar mi propio destino.

Carmen Membrilla Olea.


AUNQUE EL CIELO ME ESPERE.

Esta derrota no es. 
Me niego a instalarme en ella.
Me resisto 
y me rebelo 
ante este abrazo oscuro
que muestra 
todos los lados de la tristeza, 
todos los vértices de la incertidumbre.

De mis senos emana la miel más dulce,
esa que no cabe en áreas quirúrgicas...
y de la leche que alimentó a mis hijos
sigue quedando la fuerza de mi propia existencia.

Por tanto, continuar,
luchar,
seguir adelante...
Aunque broten las lágrimas.
Aunque el cielo me espere.

Carmen Membrilla Olea.


LA SERENIDAD DE LA LUZ.

Ya no me sorprenden las paredes ni las casas.
Los últimos deseos me sugieren futuro 
como si nada se hubiese roto...
como si de mi pecho brotara todavía
la misma miel 
la misma leche
como si solo yo tuviese la capacidad de permanecer
tal y como fui...

Con la serenidad de la luz
diluyendo los momentos presentes, pasados, futuros...
otorgándole todo el poder a los labios 
y a la sencillez de miles de segundos 
que desaparecieron para siempre.

Ahora mis ojos imaginan ecos antiguos
y en mis oídos vibran nieves tranquilas.

Aquí quedo yo, conmigo misma;
viviendo en un solo acto
uniendo granos de arena...

...Y el mar en calma 
susurrándome
que no todo acaba siempre por hundirse.

Carmen Membrilla Olea.